Por tierras de Castilla

Caudete y Almansa o Almansa y Caudete. Esto dos pueblos manchegos se encuentra en la provincia de Albacete, distando el uno del otro unos 35 kilómetros. Teníamos ganas de traerles el espectáculo #esxciencia por que la experiencia anterior con estos dos colegios había sido interesante y muy bonita.

Veníamos de nuestra gira por Reino Unido muy contentos por la aceptación del público ingles, al que pensábamos en un principio nos costaría más llegar. Volvíamos a España con ganas de darlo todo y de mostrar y enseñar mucha ciencia.

El 14 de Diciembre fue el turno del CEIP Gloria Fuertes de Caudete. He de reconoceros que con el claustro de profesores de este centro perdemos el pie. Vaya equipo y vaya ganas de hacer las cosas bien hechas.

La mañana era muy fría, un frío negro, como lo describió una profesora de Almansa. El lugar escogido una sala de usos múltiples. Como siempre lo primero mirar espacios, capacidad del mismo, equipo de sonido, edad de los alumnos…  Y comenzamos a montar. Lo que al principio era una hora y media de  materiales para arriba y para abajo, a esas alturas con 45 minutos ya teníamos suficiente.

Vuelve una vez más a sonar la música de #esxciencia y comienza el espectáculo.

Aún nos sorprende, y no es falsa modestia, que las niñas y los niños de los lugares a los que vamos sean capaces de desgranar toda la ciencia que contiene este loco viaje en tren de dos payasos.

Al día siguiente, Viernes, le tocaba el turno al CEIP José Lloret de Almansa. Lo mismo que hemos dicho del Colegio de Caudete sirve para este. Un lujo trabajar con equipos educativos con tanta implicación.

Esa mañana, cuando estábamos preparando todas nuestras cosas, recibimos la visita de la Televisión Local de Almansa. Habían oido de nuestra proyecto y de nuestra presencia por la zona y querían hablar un rato con nosotros y grabar un poco del espectáculo.

Una vez más muchas gracias a todo el público, a todos los alumnos que vinieron a vernos y a los claustros de profesores.  Va a ser difícil que olvidemos como nos trataron por tierras manchegas y como disfrutamos haciendo lo que habiamos venido a hacer, Divulgar Ciencia.

Nuestras maletas de payasos querían más y esa misma tarde salimos en dirección a Mutriku.

Pero esa es otra historia, y otro post. 😉

 

Pasión por experimentar en el colegio San José de Almansa

Siguiendo nuestra ruta llegamos a Almansa y más concretamente al colegio San José. Allí descubrimos algo que parece que va a ser común en todos los centros que visitamos, el interés que despierta todo lo relacionado con la realización de experimentos. Además, en este centro gusta trabajar por proyectos y vivir la ciencia desde la experiencia, realizando salidas y manipulando diferentes texturas.

Algo que nos llamó la atención en este taller fue como les apasiona el mundo animal y todo lo relacionado con los planetas y el universo.

Cada día estamos más seguros de que unir ciencia y clown va a ser todo un revulsivo ya que una vez más, aparecen las artes escénicas como medio de aprendizaje. A profesores y alumnos les encanta la narración oral, la música y todo lo que tenga que ver con el juego y el movimiento. Estamos en el camino.

Nos encontramos con un problema de comportamiento por parte del alumnado que, lógicamente, mete ruido en el contexto y enturbia la labor del profesorado. El respeto hacia las normas, tanto de juegos como de educación, y la falta de cooperación en sus relaciones como a la hora de recoger materiales, guardar silencio u obedecer al profesor dificultan la labor educativa.

Siendo muy concretos llegamos a la conclusión de que al alumnado no le gusta leer ni los libros de texto, no quieren saber nada de aquello que no puedan ver o demostrar, especialmente aquello que tenga que ver con cambios de estado y propiedades de la materia. Y por supuesto, el alumno “odia” examinarse.

El profesorado, por su parte, demanda formación, no sienten seguridad a la hora de afrontar determinados temas o el uso de nuevas tecnologías. Afrontan la ciencia sin recursos y agradecen la existencia de Internet.

Están cansados de repetir siempre lo mismo, de explicar teorías desfasadas y encuentran dificultades para explicar las propiedades de la luz, las horas, las unidades y las máquinas.

En este apartado, nos encontramos un batiburrillo inconexo y variopinto de cosas que no afectan en nada a la educación en las diferentes materias.

Por mencionar algunas que nos han llamado la atención, aparecen la higiene personal como algo indiferente para el alumnado, los ordenadores, las normas (aquí aparecen otra vez) y los libros de texto. Son algunos ejemplos de cosas que no son consideradas transcendentales por parte de alumnos en unos casos, y por parte del profesorado en otros.

Las ideas más destacadas del Brain Writing fueron las siguientes:

  • Trabajos de manera más experimental y basados en proyectos.
  • Utilizar materiales de reciclado.
  • Trabajar las plantas en un huerto.
  • Máquinas. Taller de bicicletas.
  • Cocinar en el aula de manera saludable.
  • El entorno como recurso, como escenario en el que aprender.
  • Colegios abiertos al entorno, “no vallas”.
  • Proyecto: “ respeto dando ejemplo”.
  • Conocimiento de culturas distintas a través del desarrollo científico de estas.
  • Cuenta cuentos sobre ciencia.
  • Talleres de especialistas (sólo somos maestros): arquitectos, ingenieros, historiadores,…